Entre las diferentes acciones comerciales, una de las opciones es la de asistir a ferias sectoriales tanto profesionales como para el público general. En este apartado te ofrecemos una serie de consejos prácticos a tener en cuenta a la hora de plantearte tu participación en una feria.

¿Ir como visitante o como expositor?

Lo primero que debes tener en cuenta es en calidad de qué visitas el certamen dependiendo de tus intereses específicos: visitante o expositor. La ventaja principal de ir como visitante es que tienes la oportunidad de evaluar si la feria te resulta interesante para participar en una próxima edición como expositor. Además, te permite tener un contacto inmediato con los proveedores, asistir a demostraciones, conocer las nuevas tendencias y sobre todo lo que hace la competencia, y todo eso en poco tiempo y en un mismo espacio.

Si participas en una feria como expositor/a tienes la oportunidad de ofrecer tus productos a un público interesado que acude a la feria precisamente para ver productos como los que tu ofreces. Es pues, un interesante punto de venta al por menor (si es una feria para público general) y un buen lugar para conocer a compradores y compradoras de tiendas, galeristas, etc. Al igual que si asistes como visitante, una feria siempre permite estar al tanto en poco tiempo de los nuevos productos y estudiar a la competencia de forma directa completa y rápida.

Según las necesidades momentáneas de la empresa y los recursos, puedes optar por participar de una forma u otra forma. Aunque siempre es recomendable asistir a una feria primero como visitante para evaluar si el evento es de interés para la empresa teniendo en cuenta costes de desplazamiento, estancia, transporte, tiempo disponible, número de visitantes, cifra de ventas, etc.

¿A qué feria conviene asistir?

Otra de las decisiones a tomar es la elección de la feria a la que vas a asistir. Esta decisión la debes tomar según el objetivo que te hayas planteado para la empresa y los recursos disponibles. La opción de visitante o de expositor, marcará en gran medida tu decisión, ya que los recursos empleados según el caso variarán notablemente. Asistir a una feria debe formar parte de tu estrategia empresarial, por eso debes analizar todos los aspectos relevantes. Por otra parte, es necesario plantear la decisión de qué feria o ferias visitar en un plazo determinado, generalmente anual. Por lo tanto hay que estudiar la posible oferta tanto nacional como internacional. Teniendo en cuenta que algunas ferias son incuestionables, por su tradición.

Otros elementos a tener en cuenta para participar en una feria:

      • Realizar previamente un presupuesto (viaje, transporte de piezas, alojamiento, seguro, participación del stand, alquiler de material, marketing, etc.)
      • Preparar el marketing que se ha a hacer (promoción comercial, campañas de publicidad, selección de productos, etiquetaje, precios, etc.)
      • Organizar y diseñar el stand, y una vez ahí encargarse del montaje y desmontaje.
      • En el caso de ir a una feria al extranjero tener en cuenta usos y costumbres del país, idioma (necesidad de traducir material), cobertura sanitaria, requisitos de entrada en el país, etc.

Si existen dudas, lo mejor es solicitar toda la información relativa a la feria previamente, visitar sus páginas web, hablar con personas expertas, proveedores, otros artesanos, etc. Así se pueden plantear los stands a visitar y concretar una cita si es posible.

Para más información te recomendamos la lectura de la siguiente publicación.

Bertojo, M. ¿Quiere vender? Apúntese a la feria. Y si no, siga dando palos de ciego… Netbiblo: Oleiros, 2008.

En el siguiente enlace tienes información sobre otra guía de interés sobre ferias comerciales de artesanía: http://portal.unesco.org