Las artesanías en España producen obras y objetos de excepcional calidad y que encuentran una demanda cada vez más crítica y selectiva. Las características de las microempresas artesanales les confieren una de las cualidades más convenientes para adaptarse a los vertiginosos cambios del mercado y la sociedad: la flexibilidad.

Uno de nuestros objetivos prioritarios es el de intervenir en el actual “desenfoque” de la apreciación de la artesanía en el mercado interno, buscando una mejor definición de su imagen.

Aunque queda camino por recorrer, la artesanía ha mejorado objetivamente en los últimos años en su gestión empresarial, en la incorporación del diseño y las nuevas tecnologías, en la comercialización, en la formación técnica específica de cada oficio y en la profesionalización de su estructura asociativa.
Ahora lo que toca es mejorar su visibilidad, es decir, la forma en que es contemplada y apreciada por la sociedad, y ubicarla en un entorno de prestigio y calidad.

Por otra parte, nuestras artesanías son invisibles en el extranjero. Es urgente poner en marcha medidas para hacerlas visibles, al menos en los mercados internacionales y, especialmente, en la UE.

En los siguientes enlaces pueden consultarse proyectos realizados en nuestra etapa anterior.